jengibre

El Jengibre envuelto, ideal para tratar la tos y eliminar los mocos de los pulmones en una sola noche. Increíble!

Las viejas recetas siempre están vigentes: jengibre y miel para la tos y resfrío

Si hay algo que los niños con frecuencia presentan es tos y resfrío, de inmediato para las madres se encienden las luces de la alerta, aunque sabemos que no es grave de todas maneras le buscamos la forma de mejorar estos síntomas y hacer que nuestros hijos se recuperen rápidamente. jengibre

Durante el día de una manera u otra buscamos recursos para hacerlo sentir mejor, pero en la noche, cuando la fiebre aumenta o los dolores de cabeza se hacen más fuertes; sabemos que debemos incurrir a tratamientos alternativos.

El sistema inmunológico frágil que tienen los niños hace que esta sintomatología no les permita descansar bien y que necesitamos primero es  calmar la persistente tos.

Para esos buscamos  jarabes que muchas veces son de venta libre y que sirven para aliviar estas molestias, pero es sabe bien que este tipo de medicamento suele provocar somnolencia, dolores de cabeza e incluso una taquicardia.

 ¿qué hacemos? Y entonces



Podemos  abrir el botiquín de primeros auxilios de nuestras abuelas , preparar un remedio casero natural 100% y sin efectos secundarios.

Sólo necesitas:

-Miel orgánica
-Aceite de coco
-Harina
-zumo de jengibre

Preparación:

Tome partes iguales de la miel, aceite de coco, Harina y mézclelos hasta formar una pasta. Agreguele un chorro del zumo de jengibre y vuelva agregarle tanta harina como sea necesaria para una masa suave.

Ponga esta masa en una servilleta de papel, y envuélvala en una gasa limpia de modo que luego pueda colocarla como si este fuera un vendaje en el cuello o en la espalda de su pequeño hijo.

Es recomendable utilizar esto estando acostados y tomando la precaución de realizarlo 2 o 3 horas antes de la hora de dormir.

En el caso de adultos pueden usar el mismo tratamiento en toda la noche. Es normal que esta preparación provoque sudoración, pero no hay que preocuparse porque no tiene efectos secundarios.

En el caso de los niños, es preferible que este tratamiento sólo se aplique durante 2 o 3 horas para evitar una posible irritación de la piel.

Rachel Lim, una madre de Singapur, asegura que utiliza este remedio natural con su hijo cada vez que lo requiere y compartió en Facebook su experiencia: luego de 2 o 3 horas de sueño mi hijo acostumbraba a toser y no había nada cómo detenerlo.

Probé este remedio casero tan efectivo y los resultados fueron sorprendentes. Amanece sin fiebre, sin congestión nasal y sin flema. Además, ya no tose en toda la noche

Como ya sabemos el jengibre y la miel son remedios que se usan desde hace años para combatir los estados gripales y en esta oportunidad, , los seguimos utilizando.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *