un anillo

Una mujer encuentra un anillo de regalo en el parabrisas de su coche. Cuando lo toma, queda impactada

Una mujer encuentra un anillo de regalo en el parabrisas de su coche.

Una Señora iba de regreso hacia su coche luego de salir de un centro comercial. Iba muy distraída viendo  su celular pero apenas llegó al auto, se montó y cerró su puerta. Se molestó cuando un coche se estacionó justo a su lado, aún cuando habían varios lugares que estaban disponibles a lo largo del estacionamiento. En una reacción por instinto, no se demoro más tiempo y se fue de aquel lugar, sin saber que eso le podría salvar. Algo perturbada, cuando ya estaba de regreso a casa, notó  algo sobre el parabrisas algo que no vio cuando se montó en el auto. Era un (anillo)que “Alguien” al parecer le había puesto alli.

 

Regalo: (joya) anillo en plata esterlina. De la joyería Kayy

Todo era muy confuso y al regresar a su casa, comentó con su hija lo sucedido. La joven supo de una vez que se trataba de una estafa. Es una forma que ahora utilizan las víctimas se distraigan para ser secuestrada y/o trata de personas. 

En los últimos años, los traficantes y secuestradores de personas han optado por dejar un “obsequio” en el parabrisas de sus víctimas.

Las tienen ubicadas cuando llega al lugar, siempre procurando que esta vaya sola. Una vez que la ven, le dejan un anzuelo sobre el parabrisas y vigilan desde muy cerca. Cuando está de regreso,

esperan a que esta se distraiga y se pare a ver el obsequio, en este caso

joyas muy brillantes para llamar su atención con un mensaje .

Como la posible víctima está ajena  a lo que pasa a su alrededor, una vez  que se estacionan a su lado,

estos actúan muy rápido y la suben a su coche. 

Es fácil ser distraídos por la curiosidad si cualquiera de nosotros se encontrara un obsequio en el parabrisas del coche, 

pero más vale ser precavido siempre y estar alerta a lo que pasa a nuestro  alrededor, sobre todo cuando nos encontramos solos.

En su mayoría de los casos son coches muy grandes, con puertas anchas y cristales oscuros, y salen del lugar sin dejar ninguna sospecha.

La hija de la señora que estuvo a punto de ser una victima, decidió compartir en la red social  Facebook  esta anécdota de su mamá para  que todos esten alertas del peligro inminente que nos exponemos.

“Le pasó en plena luz del día a mi propia madre (de 45 años de edad, madre de 3 hijos)

y le podría suceder a cualquiera de nosotros, en cualquier sitio, o momento.  

El secuestro y la trata de personas son reales, y no son un tema para tomar tan ligeramente.

Estar  siempre alertas, ser instuitivos y vigilar lo que pasa a nuestro a alrededor, puede hacer una importante diferencia.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *